Modo de Lectura

La lectura de este blog debe realizarse de ABAJO HACIA ARRIBA, para poder seguir la historia, puesto que, cada nueva historia completa la anterior.

7 mar. 2010

Baldwing y la bailarina.

 Ah? Si... lo he visto.

Baldwing permanecia de pié con un ramo de florcitas tristes en la mano izquierda.  La bailarina de aquel circo fumaba lentamente apoyada comodamente en un poste. La arboleda y los barrancos por detrás desentonaban con la postal, como toda una gangrena petulante.
Baldwing se sentia una especie de imbecil parado frente a aquella mujer, diciendole cosas que ella no deseaba escuchar, como un descontento con su figura ensaya frente a un espejo.

_ Agradezco su gentileza, señor...?
_ Baldwing
_ Blading?
_ Bald-wing.

Si algo digustaba a Baldwing era la gente que no podia repetir su nombre.  La bailarina le recordaba a Margot en sus bueños años, la comparación era en cuestión repulsiva, pero ambas gustaban del barato perfume.

_  Creo que la cortesia, -dijo exalando humo- es un hábito moderno basado en un instinto primitivo para cortejar a la hembra. Y siguiendo ciertos hábitos modernos. ¿Porque creeria, señor Baldwing, que yo aceptaria el cortejo de un macho viejo y poco imponente? Señor Blauving, guarde las flores para su muerte, que parece darle vueltas a ud. como una mosca.

Baldwing permaneció en silencio. Una extraña rabia y excitación profunda lo sacudieron violentamente. Sin embargo solamente sus ojos se iluminaron, como si dentro de un cuerpo oscuro e inerte una llama súbitamente inciárá su combustión.

_ De cualquier manera, no creo, que alguno de sus amantes se parezca a mi. - habló Baldwing, su voz parecia salir de su pecho y no de su boca-
_ Gracias al cielo.
_  Lo cual la pone en evidencia...
Los ojos de la bailarina subitamente se llenaron de atención y dejo de fumar unos instantes, aunque quizás fue una sensación, un gesto nimio, y jamás sucedió.
_ Ninguno de los hombres que entren a su vida serán ni la mitad de interesantes de lo que yo soy.
 Los pétalos  se mecen impacientes cuando el ramo pasa de la añejada mano de Ruit a la de la joven promesa de arrabal.
_Usted murió hace mucho señorita.

Y caminando entre las casitas coloridas y atrapadas en el tiempo, no tardó en perderce. El cigarrillo de la bailarina vió la muerte bajo su pequeño zapato de baile.

Baldwing  recordaria el episodio mientrás  ordenaba alfabeticamente los expedientes. Las trampas del tiempo a algunos los exprimian,  a otros los congeleban.  Baldwing miró su oficina, se sentía a gusto en su cajón, -pensó-
                      como todos los muertos-.

La bailarina volvió a mirar el circo y se dijo, " algunos mas grandes, algunos mas chicos. Este es el cielo de estrellas  estrelladas."

30 comentarios:

Cordelia dijo...

qué crueldad más grande tiene esa mujer para rechazar a algunos pretendientes

o mejor dicho...tenía

Baldwin y la demencia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariana dijo...

Vas a tener qu hacer conferencia de prensa de escritor y explicarles a tus seguidores la metáfora. Genial el texto. Me gusto la ultima foto!

Baldwin y la demencia dijo...

Jajaja, sos la primer invitada. Bailarina-.

Lucy in the Sky dijo...

Cuánta tensión. Qué mujer tan dura. Está bien, Baldwin la habrá tachado pero a mí el episodio me hizo pensar en la fábula de la zorra y las uvas.

alma máter dijo...

Muchas gracias por tu visita a mi blog. Y por supuesto que puedes decir lo que piensas. Yo coloco un video para compartirlo, pero no significa que tenga que encantar. Entiendo perfectamente que haya a quien guste o no guste, así que cuando vengas a mi "casa" expresate con total liberdad.

Voy a darme una vuelta por aqui, con tu permiso, que veo que hay mucho que leer.

Un abrazo!

Sauze dijo...

me ha encantado leer esta maravillosa historia con esta musica ...

un besito, baldwing (uff menos mal que lo he dicho bien!)

Nork dijo...

Curiosa historia..
aunque no he empezado a leer desde abajo.

Volveré a leerte.

Gracias por tu visita,
me alegro que te gustara el regalito.

un muxu.

Dissortat dijo...

Muy agradecidos freiher von Berlichingen y yo mismo por tu paseo por el Bosque de la Larga Espera. Bienvenido seas. Yo me iré pasando por aquí y leyéndote poco a poco.
Saludos

tecla dijo...

Es una delicia leerte Baldwin.
Una historia tan original y tan fresca.

Marisa dijo...

Me parece estar viendo
a Baldwing con el ramo
mustio en una mano añeja,
frente a la joven promesa
de arrabal echándole el
humo.Una escena de lo más sugerente para una película
de cine negro.

Me gusta como narras
estos episodios de Baldwing.

Un abrazo

Arkantis dijo...

Mujer con caracter...

Gracias por tu visita a mi blo...

Te sigo...

Lucina dijo...

Una historia atrapante,
con unas bellas fotos que la acompañan.

Saludos y que comiences una excelente semana

jorge dijo...

rechazar por el aspecto, sin intentar averiguar la valia de la persona que tienes delante...craso error.

Baldwin con un ramito de flores, que interesante.
Le suponia otro estilo.

beker dijo...

A mi me gusta el señor Bald-wing, por esa capacidad de recomponerse ante las adversidades y no arrojar la toalla aunque el viento se ponga en contra de la vela. Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

La bailarina era de armas tomar.
No tenía pelos en la lengua.

Saludos.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Excelente don Baldwin (¿?). Siempre salgo alucinada con cada capítulo que vas subiendo..
Cariños!

ONUBIUS dijo...

Este desencuentro pienso debería tener un nuevo reencuentro, no se, me falta algo, como si alejarse de ella fuera la necesidad de replantear sus estrategias ante la chica que le dio un mal revés, no dar tiempo al tiempo, a veces conduce a errores, sin saber que tras la primera impresión puede haber muchas mas y poner en evidencia el primer juicio, en fin esto es el cielo...

Abrazzzusss

El viento a contramano dijo...

La bailarina intentó brilla para su mejor publico y fracasó... Baldwing, entre casitas, descubrió que había calado hondo...

Muy bueno, como siempre. Te mando un gran abrazo! hasta la próxima entrega.

Un Colibrí Viajero dijo...

Como siempre atrapa usted caballero, así estoy ene sta noche café en mano degsuatndo sus letras.
Mis humildes felicitaciones y cálido abracito.
Dejando la formalidad... sos un grande escribiendo!

Caresse. dijo...

Los dos murieron hace tiempo y creo que usted mucho antes que ella. Sigue provocándome mieditis ¡gulp!

Para Max: Pues te estas tardando en comenzar a dar clics, mira que algunas veces tardo varios días en encontrar la imagen adecuada, serías mi principal proveedor jejeje.
Me apunto a la inauguración del Hope ;)

Bisous.

Carla Tormenta dijo...

Estoy entusiasmada con el texto.
Una joyita.

Besos

Darío dijo...

Baldwing no deja de ser golpeado de alguna u otra forma eh.
Buena foto.

La sonrisa de Hiperión dijo...

A mi es que me pasa lo mismo, que me gsta una bailarina!
jajajaja

Saludos y un abrazo enorme.

Zeta dijo...

Las mujeres tenemos la portentosa capacidad de humillar y de herir en donde m`ás duele, pero algunas no estan al tanto de que los hombres tambien pueden.

jordim dijo...

buen relato.

azpeitia dijo...

Una interesante historia, llena de una especial sensibilidad...enhorabuena de azpeitia

tatiana dijo...

Hola!!!
Buen día mi nombre es Tatiana soy administradora de un directorio de webs y blogs, estuve visitando tu página y
me parece muy interesante, me gustaría contar con ella en mi directorio, si así lo deseas no dudes en escribirme
tajuancha@gmail.com
Un beso. Saludos.

hipolito 1935 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
hipolito 1935 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.