Modo de Lectura

La lectura de este blog debe realizarse de ABAJO HACIA ARRIBA, para poder seguir la historia, puesto que, cada nueva historia completa la anterior.

19 oct. 2009

Alexander y los juegos previos

Terecita Morales habia dejado pasar amablemente al Sr. Alexander Ruit y al pequeño Baldwing de catorce meses. Los conocía de hacia mucho y una visita siempre debía ser bien recibida.
La señora era una anciana aristocrática, de cabello canoso y enrulado. Usaba un sueter rojo y grandes prendedores y diminutos aros que le daban luz al rostro de la mujer. Alexander no pudo evitar pensar que en su juventud la mujer debió ser una maravilla.

Pasaron y rápidamente tomaron asiento. La casa de Terecita gozaba de ese aroma fresco que tienen las casas, era vistosa, de paredes blancas, grandes ventanales  con vista al jardín.
Terecita ofreció algo de beber, Alexander pidió un té para él y para Baldwing la señora prepraró un vaso de leche con galletas dulces.
Finalmente, la mujer se sentó frente a Alexander quien le regalo una sonriusa inmensae. La mujer quedo pensativa y al fin pregunto.
Terecita_ Digame, Señor Ruit, a que debo su visita.
Aquello era una mera formalidad, Terecita ya conocía la respuesta.

Alexander la miró serenamente, a los ojos y con una sonrisa respondió_ Verá, parece que alguién de verdad está enojado con usted.

La señora aparentó estar confundida. Baldwing jugaba con sus galletas como si fuesen barquitos en la leche y metía sus manos ensuciandose todo. Alexander lo limpió rápídamente con una servilleta y le apretó cariñosamente las manitos de niño.
_ ¿Cómo dice? -dijo la anciana-
Alexander odiaba ser demasiado detallista, pero debía simplificarle el asunto al señora.
_ Me pagaron para matarla.  -Luego de decirlo se sintió un poco tonto de ser tan obvio y se dijo de elejir mejor las palabras la próxima oportunidad-

La mujer tan sólo exclamo _Oh.  Y quedó plantada en el lugar.
Baldwing jugueteaba demasiado y Alexander lo miró reprensivo, aunque finalmente le sonrío. La mirada de la señora seguía posada en los claros ojos de Ruit quien acomodandose en la silla se la correspondió.
_¿Más té? -rompió el silencio la señora?
Alexander, que no habia terminado su taza, omitio la invitación.
_ ¿Sabe porque me elijen a mí y no a otra persona? Para este trabajo, digo.
La mujer sorbió de su taza.
_ ¿Por qué no falla? - Preguntó la mujer quien habia escuchado rumores sobre Alexander-
_ mmmm no. Cualquier  sicario no falla. -se detuvo para hacer una pausa, le gustaba saborear las palabras-  Me elijen a mí porque soy prolijo y porque les hago entender a mis víctimas que ellos merecen morir, que es su mejor opción.
Hubo un silencio de miradas. Baldwing lo percibió y también se calló de inmediato. Terecita y Alexander se miraban fijamente a los ojos.

_Digame -comenzó Alexander- ¿Porque cree que alguién desea terminar con ud.?
_ Hice muchas cosas malas. ¿Ya?
_ Si esa respuesta la conforma a ud, ya.
_ ¿ Desea morir?
La vieja era terca, de aquellas señoras tan rudas que asustan a quien las quiere perturbar.
_Supongo que usted es el ángel que ha venido a ponerle fin a mi tirania. -dijo la señora con altaneria-
_ Que bonitas palabras tiene señora. -dijo inundado de sacarmo- Me gusta sentirme como un ángel.
Casulamente en aquellos momentos el sol recortaba la silueta de Alexander de manera mágica, la anciana pensó en ello y se sonrío.

La mujer se levantó y puso la radio. Alexander tomó su último sorbo de taza de té. Cargó a Baldwing y le enseño algunos de los libros de la amplia biblioteca de la casa.
_ Le gusta mucho ver libros y tocarlos. -le dijo Alexander simpáticamente a la señora-
_ Haga lo que vinó a hacer, Ruit.
El tono de la anciana cortó asperamente el ambiente tranquilo que Alexander habia generado.

Alexander  dejó a Baldwing y volvió a la mesa. Puso su negro malentín sobre la misma, lo abrió y sacó  su brillante Magnum Carry.  Afuera el sol radiante regaba el cesped que en pocas oportunidades venia tan verde.
Alexander le pusó el arma entre las cejas a la sra Morales, tiró del percursor y gatilló.
                           "Click"
Sonó el arma y un silencio irrumpido por las manos de la mujer que temblaban.A Alexander aquelló le recordó la primera vez que mató un hombre.

 _ Le tiene miedo a las armas veo.
_ Mucho.  -se limitó a decir la señora, casi mostrandoce humana-
Alexander notó esto y prosiguió _ Pocas veces he usado mi revolver. Sólo con personas que tenían algo que lo justificase, una cuestión de piel llamemosle.
_ Jugó conmigo, Alexander.
_ Solo un chiste de niños. Sólo eso.
Afuera un par de aves se paraban en la cerca y en sus vuelos trataban de robar los frutos que holgasaneaban del ciruelo.
_ Me gustaría dejar una nota.
Alexander la miró confundido.
_ Antes de irme -continúo la anciana- me gustaria dejar una nota. Usted no va a cambiar de opinión.¿Cierto?
_ Es mi trabajo, nada personal, pero con todo gusto. -dijo sacando una píldora roja de un pastillero y poniendola al lado de un vaso de agua sobre una blanca servilleta-  Tiene diez minutos desde que toma la pastila.
_¿Después?
_ Después se muere.
Alexander jugaba con su taza y miraba a Baldwing  quien se habia subido torpemente a una mecera y se movía. El piso crujía molestamente mientrás la radio continuaba trasmitiendo música entre pequeñas acotasiones de un agudo locutor.
_ ¿Dolerá? -finalmente dijo la anciana-
_ En absoluto.
_ ¿Como lo sabe?
Alexander reflexionó unos momentos.
_ He visto  mucha gente morir, algo aprendí.  Se dormirá y será la última vez que vea el mundo, sólo eso.
_¿Sólo eso?
_ Nada más.

 La mujer miró con lágrimas en los ojos a Alexander, como èl lo habia descrito sería fácil. Al fin todo se cerraria y vendrian las respuestas. Cerró los ojos con fuerza y tomó la pastilla. Una lágrima rodó por su mejilla.
_  Gracias. -dijo la mujer- Te agradezco que no me hayas lástimado. Otras personas pensarian que me lo tengo merecido. Les encantaría verme con un tiro en la cabeza, pero esa sería mi peor muerte.
_  Aproveche sus diez minutos. Escriba lo que tenga que escribir.

El reloj movia sus manecillas. Cada segundo un tic.tac y la radio empecinada dejaba escuchar una banda de jazz que comenzaba a imponerse en Estados Unidos. Baldwing estaba dormitado sobre la mecedora y Alexander lustraba su Magnum. le gustaba escuchar como gatillaba, una y otra vez.

_ Ya está. _dijo la anciana- .
Se puso de pié y se acercó a uno de sus ventanales.
_¿Cuánto tiempo me queda?

Desde allí se veía todo el espléndido jardín. La anciana se preguntaba cuanto tiempo le quedaría para mantenerse de pié.
_Segundos. -Respondió Alexander-
Finalmente, Terecita, sintió una corriente fresca  proveniente de su jardín dandole directamente en el rostro.  Aquello la hizo sonreir.
_ Extrañare mi jardín, mis flores. El olor del amanecer en esta ventana.

Atravez del vidrio de la ventana  pudo ver como Alexander se acercaba  mientrás le  ajustaba un cilindro negro a una colt 45.
_ Puede llevarse su jardín consigo. -dijo al tiempo que apretaba el gatillo-

Luego del silbido, la mujer cayó de rodillas. A Baldwing le causó gracia toda la situación.
El proyectil le habia entrado por la espalda y habia salido por el pecho.
Con un hilo de voz pudo preguntarle_ ¿Por qué?
Alexander esbozó una sonrisa mientrás miraba el jardín de la señora. Era un jardín realmente bien cuidado para una señora de esa edad, los jazmines eran gigantes y emanaban un olor que impregnaba la casa.

_ Las pastillas eran de placebo. Sólo estaba jugando.

Le colocó un jazmin en el pecho para cumplirle su último deseo. La mujer se durmió soñando con su jardin mientrás Alexander se alejaba cargando a Baldwing al que quizás ya deberia de cambiarle los pañales.

26 comentarios:

Hollie A. Deschanel dijo...

Me encanta Alexander, es la clase de hombres que a mí me gustaría tener cerca de mí.

Adoro tu blog, que lo sepas ;)

Muaks!

Un Colibrí Viajero dijo...

Caballero, poeta, artista, aquí luego de la cena degusto tus historias con un buen te, luz tenue y el sincio d ela noche hace un escenario ideal para recorrer cada palabra que delinea y atrapa, gracias por compartir, por deleitar la mirada, hoy la mia.
Un cariño y cálido abrazo te llegue en estas horas.

Caresse. dijo...

¡Vaya! Genética que le heredó Don Alexander señor Balwing.

Lo sé, estoy prejuzgando.

Bisous turbados.

Jota Willem dijo...

mé encantó, observo un dominio magnifico de los diálogos.
Gracias por entretenerme a horas intempestivas aqui en mi pais.

un saludo!!!

TORO SALVAJE dijo...

Alexander merece una cátedra en Princeton o Harvard.
Qué nivel el suyo!!!
Extraordinario.

Saludos.

EURICE dijo...

Los dialogos son sensacionales.
Un saludo

Cordelia dijo...

a pesar de la gran cantidad de paro que hay es sorprendente que aún haya más cantidad de gente chapucera en su trabajo



Alexander es un profesional como la copa de un pino (que se dice aquí)

y lo has relatado con mucha maestría todo, desde principio a fin

saludos

jorge dijo...

¡menos mal que el que aparece por el Hope es Baldwin!

Si fuera Alexander me temo que Guillermo no querria hacerse notar.

Te dire que me preocupa un poco el hecho que todo el mundo este conforme con lo que tu prota hace, que lo separaria de la forma sensacional (de crear sensaciones) con que escribes las historias y lo dificil que se hace levantar la vista cuando empiezas a leerla.

Pareceria que no les importaria demasiado tenerlo como vecino.

Tengo una regla de oro, si decides hacer una cosa, hazla lo mejor que sepas. Reconozco que Alexander la cumple de manera brillante.

Imposible no volver a por tus historias.

Basurero Usurero dijo...

Definitivamente buena calidad la suya, ese Alexander es todo un pro. Suerte.

Darío dijo...

Un gran juego el de Alexander. Y la señora debió haber hecho unas cuantas maldades como para aceptar tan facilmente ser pasada al otro lado. Veo de qué estas hecho Baldwing.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Recién aterrizando en tu blog. Me encantó la forma en la que escribís, cómo está armado el texto, los diálogos, todo. Trataré de hacerme un tiempo para poder leer todas tus entradas. Magnífico.
Cariños!

ONUBIUS dijo...

Dramático juego,sintiendo la muerte en la mirada para después sentir ese cosquilleo de la vida amedrentando los escalofríos, lo sentí de mi propiedad, esa bala ceñida al ceño y esa segunda atravesando el cuerpo,mientras la pastilla iba por otros derroteros la curvatura de mis piernas no era por abandonar la vida, sino por encontrar tus letras...chapooo...¡¡


Abrazzzusss

Elisa dijo...

Coincido con tus amigos; el diálogo está muy vivo. Y me sorprende mucho la pasividad de la anciana...de cualquier forma, me gusta el tono y el estilo de este Alexander...una crueldad un tanto entrañable. Quiero más!!!
Mua!

Margot dijo...

Al recordar, cada vez se extraña más a Alexander, por suerte Baldwing está despertando...
Y al igual que los gatos, les gusta jugar con su presa... cosa de familia, cazadores por exelencia!!!
Gran saludo al primo Baldwing =)!

Un Colibrí Viajero dijo...

Ya sabes que he pasado por aquí, solo deseaba darte las gracias por estar siempre, lo valoro mucho, suelo atesorar gestos que me lleguen, el tuyo uno de ellos, un cálido abrazo, te me cuidas poeta (artesano de letras)

Baldwin y la demencia dijo...

Elisa: Gracias. Sucede que la anciana ya sabia desde un principio porque Alexander estaba ahí, creo que no lo he dejado muy en claro.

Onubius: Waow, muchas gracias, me gusta pensar que puedo lograr eso.

Sol: Bienvenida, tienes pista libre, para leer, releer y destruir mis escritos.

Cordelia: Alexander le gusta divertirse mientrás trabaja, ha sido un afortunado.

Eurice: Se agradece :).


Dario: La señora, puedo jurarlo, no era ninguna santa.

Basurero Usurero: Gracias señor.

Jorge: Quizás mi padre tenga mucha más vocasion jovial y de juegos que el viejo Baldwing que sólo ama sentarce y mirar. Y sus maldades son silenciosas.

Toro: Alexander podría enseñar, pero matar es como cualquier arte, puedes aprenderla pero alguna la llevan en la sangre.

Jota W: Hacerlo soñar a uds. No creo, sin embargo que lindo oir tus sueños.

Caresse: Quizás no te equivoques. Besos.

Colibrí: gracias, espero que el ambiante haya ayudado.

Hollye: Seguro tu y Alexander harian grandes demencias juntos!

El viento a contramano dijo...

Un relato brillante. La imposición del héroe (o antihéroe) que es Alexander, sus rasgos bien marcados, su cinismo, usted bien podría escribir un libro bajo ese nombre. La verdad es un lastima saber como murió Alexander, una verdadera lastima… malditas paradojas de la vida.

Señor Balwing, le dejo un saludo grande, sus relatos son muy bien trabajados, lo felicito.

Un Colibrí Viajero dijo...

Amiguito lindo, te deje un regalito en forma de premio a tu arte en mi blog, besitos poeta.

Margot dijo...

Mon Cher Baldwing...
Has estado excelente, creo que está muy bien logrado el mensaje...

Obviamente esa viejita no era de la que hacia galletitas a los niños pobres, admite haber sido mala y no creo que se refiera a no darle limosna al viejo de la puerta de la iglesia!

Sigue asi, te tengo fe, mucha fe!

Aqui cuentas con una amiga sincera!

PD: con respecto a lo de caballero porteño... relee ;)!
No creo que deba dar mas detalles!

Jimena dijo...

Muy bueno este capítulo, me ayudó a pasar un momento más interesante en la oficina!

Beso

Mariana dijo...

Luego del silbido, la mujer cayó de rodillas. A Baldwing le causó gracia toda la situación.

Si, Alexander me cae bien.
Baldwin me perturba. Lo odio.

€_r_i_K dijo...

A veces los versos escritos son literales amigo.....Gracias por la visita....

Cordelia dijo...

gracias Baldwing

he leído en tus intereses una palabra que me encanta, chascarrillo, era lo que siempre decía mi abuelo :)

Alatriste dijo...

Gracias, muchacho, por las palabras de aliento que le dedicaste a mi amiga Raquel. Fuiste muy amable. Espero que estés muy bien. Ya veo por tus textos que estás en plena forma. Je, je, je. Abrazos. Cuídate.

Sauze dijo...

Baldwing, me alegro que la inspiración y el ingenio estén en tu mente para relatos como éste.
me gusta el juego de los diálogos que usas..
besoss

Marian dijo...

Es impecable el relato.
Necesito comunicarme con Alexander, pero ya es tarde.

un beso